Archaeopterix Lithográfica

por el viejo Darwin

La primera ave que apareció sobre la tierra fue el Archaeopterix lithográphica, que vivió en Europa hace unos 140-150 millones de años, hacia finales del Jurásico.

Su nombre viene del término "Archaeopterix" (ala antigua) y de la piedra calcárea empleada como litográfica de imprenta donde aparecieron sus restos.

Al parecer, por los restos que nos han quedado, esta primitiva ave era del tamaño similar al del cuervo actual.

Los músculos pectorales de esta especie eran débiles, de lo que se deduce que no debió de ser un excelente volador.

A esto se le añade la robustez de las patas y la larga cola (compuesta de 23 vértebras), como la de los reptiles pero emplumada.

Su pico estaba dentado. Hay quienes piensan que el Archaeopterix fue un ágil corredor, los que así piensan se basan en la robustez de las patas.

Para éstos, el hecho de tener emplumadas las extremidades superiores se debía a facilitar la captura de insectos a la carrera, por lo que las alas serían accesorios meramente de apoyo, no de vuelo.

Otros consideran al Archaeopterix como un reptil saurisquio arborícola que al saltar de rama en rama encontraba una mayor sustentación cuando las plumas eran más largas. Para éstos el Archaeopterix no volaba, sino que planeaba sirviéndose de alas y cola.

Lo que no parece plantear dudas es el hecho de que esta ave fuera capaz de trepar por árboles y rocas, pues así lo indica la presencia de tres robustas uñas en los dedos de la mano.

El hallazgo de los primeros restos fósiles de esta especie se llevó a cabo en la región de Baviera (Alemania).

Al parecer, debido al estallido de un violento temporal dos ejemplares de Archaeopterix se vieron arrastrados por los fuertes vientos hacia el interior de un lago lejos de la orilla, donde se ahogaron.

Sus restos quedaron depositados en el fondo de la laguna, donde quedaron sepultados rápidamente. Con el paso del tiempo, el lodo que los sepultó se convirtió en roca de tipo calcáreo.

Todo ello favoreció la fosilización de los esqueletos, de ahí que se encontraran en un óptimo estado de conservación.

En la roca quedaron grabados no sólo el esqueleto del ave, sino lo que fueron sus plumas. El estudio de estos restos fósiles sirvió para realizar una reconstrucción bastante aproximada de lo que fue la primer ave, aunque presentaba características extremadamente primitivas.

En 1990, se encontró en la provincia china de Liaoning el fósil de una ave cuyo tamaño era similar al de un Gorrión, y cuya antigüedad se estima entorno a 10-15 millones de años posterior a las primeras aves.

Presentaba las alas y la cola similares a las existentes, aunque sus costillas, pelvis y extremidades posteriores eran aún primitivas.

Aves fósiles también han aparecido en España, concretamente en la ciudad de Cuenca. En el año 1998, se hallaron restos procedentes del Cretácico inferior (entre 120-130 millones de años).

Huesos del hombro y la cola idénticos al de las aves, pero con la pelvis y las extremidades posteriores muy primitivas.

En el Cretácico (hace 60-125 millones de años) vivieron los Hesperornithiformes (Hesperornis) y los Ichthyornithiformes (Ichthyornis), especies piscívoras similares a los actuales láridos y gávidos que habitaron en norteamérica.

El Heperornis fue un ave que se especializó en la vida acuática. Al renunciar al vuelo sus alas quedaron reducidas a pequeñas protuberancias. Se piensa que era un gran nadador, sirviéndose para tal efecto de sus robustas patas; pero en tierra debía de desenvolverse con dificultad.

Su pico, al igual que el del Archaeopterix, estaba dotado de dientes. Por su parte, el Ichthyornis era un ave de tamaño similar al del actual gorrión. Su aspecto ya era como el de un ave moderna, a excepción del pico que estaba dentado. A finales del Cenozoico todos los órdenes actuales ya estaban representados.

1 comentario:

Pamela dijo...

el archaeopterix es un ave muy bonito. me gusta la descripcion y a la foto. es una maravilla.

Repositorio de Documentos

Las opiniones aquí vertidas son de responsabilidad exclusiva de los autores de los documentos publicados.
La Administración del Equipo Cuervos Uruguay como tal, se reserva el derecho de discrepar con cualquier concepto aquí expuesto.

Visítenos en nuestro Portal Cuervo o contáctese con nosotros en cuervosuruguay@gmail.com.